ChanRobles™ Virtual Law Library | chanrobles.com™  
Main Index Law Library Philippine Laws, Statutes & Codes Latest Legal Updates Philippine Legal Resources Significant Philippine Legal Resources Worldwide Legal Resources Philippine Supreme Court Decisions United States Jurisprudence
Prof. Joselito Guianan Chan's The Labor Code of the Philippines, Annotated Labor Standards & Social Legislation Volume I of a 3-Volume Series 2019 Edition (3rd Revised Edition)
 

 
Chan Robles Virtual Law Library
 
 

 
UNITED STATES SUPREME COURT JURISPRUDENCE
 

 
PHILIPPINE SUPREME COURT JURISPRUDENCE
 

   
March-1941 Jurisprudence                 

  • G.R. No. 47054 March 10, 1941 - PEOPLE OF THE PHIL. v. DIONISIO HERNANDEZ, ET AL.

    071 Phil 283

  • G.R. No. 47776 March 11, 1941 - DY PAC AND COMPANY v. KATIPUNAN NG MGA MANGGAGAWA SA KAHOY SA FILIPINAS, ET AL.

    071 Phil 285

  • G.R. No. 48054 March 11, 1941 - BENEDICTO AUSTRIA, ET AL. v. SOLICITOR GENERAL, ET AL.

    071 Phil 288

  • G.R. No. 47661 March 12, 1941 - BOHOL LAND TRANSPORTATION CO. v. BLT EMPLOYEES LABOR UNION

    071 Phil 291

  • G.R. No. 47430 March 13, 1941 - MACONDRAY & CO. v. ISABELA ABLAZA, ET AL.

    071 Phil 297

  • G.R. No. 47477 March 13, 1941 - TIMOTEA SAMBAAN v. GREGORIA VILLANUEVA

    071 Phil 303

  • G.R. No. 47772 March 13, 1941 - MONICO A. DIA v. FINANCE & MINING INVESTMENTS CORPORATION

    071 Phil 309

  • G.R. No. 47822 March 13, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. FRANCISCO BIHAG

    071 Phil 313

  • G.R. No. 47870 March 13, 1941 - GOVERNMENT OF THE PHIL. v. ENRIQUE ECHAUS, ET AL.

    071 Phil 318

  • G.R. No. 47337 March 14, 1941 - ANDRES SOLER v. JOSE FUENTEBELLA, ET AL.

    071 Phil 322

  • G.R. No. 47467 March 14, 1941 - OSAKA BOEIKI KAISHA, INC. v. LEONARDO GUISON, ET AL.

    071 Phil 328

  • G.R. No. 47682 March 14, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. CONCEPCION PAGAYON

    071 Phil 337

  • G.R. No. 47714 March 14, 1941 - LOURDES RIVERO DE ORTEGA v. FELIPE NATIVIDAD

    071 Phil 340

  • G.R. No. 47774 March 14, 1941 - MAGDALENA ESTATE, INC. v. LOUIS J. MYRICK

    071 Phil 344

  • G.R. No. 47815 March 14, 1941 - FLORENTINO CRUZ v. EL PUEBLO DE FELIPINAS

    071 Phil 350

  • G.R. No. 47832 March 14, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. JESUS DE LA CRUZ

    071 Phil 353

  • G.R. No. 47963 March 14, 1941 - HIJOS DE F. ESCANO v. JOAQUIN LAO GOO

    071 Phil 355

  • G.R. No. 47401 March 15, 1941 - CENTRAL REPUBLIC BANK & TRUST CO. v. P. L. BUSTAMANTE

    071 Phil 359

  • G.R. No. 47900 March 15, 1941 - ANTONIO SALOMON, ET AL. v. SEVERA BOCAUTO, ET AL.

    071 Phil 363

  •  




     
     

    G.R. No. 47815   March 14, 1941 - FLORENTINO CRUZ v. EL PUEBLO DE FELIPINAS<br /><br />071 Phil 350

     
    PHILIPPINE SUPREME COURT DECISIONS

    EN BANC

    [G.R. No. 47815. March 14, 1941.]

    FLORENTINO CRUZ, recurrente, contra EL PUEBLO DE FELIPINAS, recurrido.

    D. Sulpicio Guevarra en representacion del recurrente.

    El Procurador General Auxiliar Sr. Reyes y el Procurador Sr. Zulueta en representacion del Gobierno.

    SYLLABUS


    1. DERECHO PENAL Y PROCEDIMIENTO CRIMINAL; DECLARACION "ANTE MORTEM." — El hecho de que la muerte del occiso, debido a sus numerosas heridas, no tuvo lugar inmediatamente despues de haber prestado su declaracion en la cual apunta con el dcdo al recurrente como uno de los que las causaron, sino doce dias mas tarde, no demuestra necesariamente que al prestarla el no esperaba morir o que tenia esperanzas de salvarse. Ya dijimos en mas de una ocasion, que el valor de una declaracion ante mortem no depende de que vaya seguida inmediatamente de la muerte del que la presta. (E. U. contra Mallari, 29 Jur. Fil., 14; E. U. contra Virrey, 37 Jur. Fil., 644; Pueblo contra Lara, 54 Jur. Fil., 102; Pueblo contra Silang Cruz, 53 Jur. Fil., 677). Lo esencial no es que la muerte ocurra asi, tan en breve tiempo tiempo, o algunas horas despues, sino que al prestars. la declaracion que merezca llamarse ante mortem, este quien la presta en tal estado de animo que crea que ha de morir de resultas de sus lesiones, y este hecho, o esta creencia se realiza, y tiene lugar, efectivamente despues, como asi ha occurrido en el caso del occiso Eugenio de la Cruz. La misma muertc de este viene a demostrar que no estaba errado cuando, al prestar su declaracion Exhibit B, creyo que iba a morir de resultas de sus heridas.


    D E C I S I O N


    DIAZ, M. :


    El recurrente promovio el presente proceso con el fin de que revisemos la sentencia dictada. por el Tribunal de Apelaciones que le condeno a sufrir la pena indeterminada de 8 anos y 1 dia de prision mayor a 14 anos, 8 meses y 1 dia de reclusion temporal, y a pagar una indemnizacion de r2,000, mas las costas, por haber dado muerte en union con su hijo Francisco Cruz, a Eugenio de la Cruz, un compadre suyo, casado con Obdulia Angeles.

    La razon invocada por el recurrente, que constituye toda la base de su accion, es que el Tribunal de Apelaciones erro al considerar suficiente como prueba para demostrar su culpabilidad, cierto Exhibit B al que el mencionado Tribunal dio el valor de una declaracion ante mortem del occiso Eugenio de la Cruz. Si fuese cierto que al prestarla el occiso no sabia la proximidad e inminencia de su muerte, o no la esperaba, algun valor podria tener semejante razon. Pero, es lo cierto, que del sucinto relatado de los hechos que el Tribunal de Apelaciones hace en su decision, se desprende que el occiso cria que iba a morir; y era natural que asi lo creyese, porque fue acribillado a bolazos — literalmente desmenuzado de bolazos, segun se dice en la referida decision — habiendo recibido veinte heridas, varias de las cuales eran mortales de necesidad.

    El hecho de que la muerte del occiso, debido a sus numerosas heridas, no tuvo lugar inmediatamente despues de haber prestado su declarasion en la cual apunta con el dedo al recurrente como uno de los que las causaron, sino doce dias mas tarde, no demuestra necesariamente que al prestarla el no esperaba morir o que tenia esperanzas de salvarse. Ya dijimos en mas de una ocasion, que el valor de una declaracion ante mortem no depende de que vaya seguida inmediatamente de la muerte del que presta. (E U. contra Mallari, 29 Jur. Fil., 14; E. U. contra Virrey, 37 Jur. Fil., 644; Pueblo contra Lara, 54 Jur. Fil., 102; Pueblo contra Silang Cruz, 53 Jur. Fil., 677.) Lo esencial no es que la muerte ocurra asi, tan en breve tiempo, o algunas horas despues, sino que al prestarse la declaracion que merezca llamarse ante mortem, este quien la presta en tal estado de animo que crea que ha de morir de resultas de sus lesiones, y este hecho, o esta creencia se realiza, y tiene lugar, efectivamente despues, como asi ha ocurrido en el caso del occiso Eugenio de la Cruz. La misma muerte de este viene a demostrar que no estaba errado cuando, al prestar su declaracion Exhibit B, creyo que iba a morir de resultas de sus heridas.

    Pero, prescindiendo ya, si se quiere, de la declaracion del occiso, (Exhibit B), los autos ofrecen todavia otra prueba suficiente para sostener la sentencia del Tribunal de Apelaciones de la declaracion de la viuda del occiso. Ella presencio el suceso desde el principio hasta que el recurrente y su hijo se volviesen contra ella; y ella corroboro todo lo dicho por el occiso en su referida declaracion.

    Por todo lo expuesto, declaramos carente de meritos el recurso del recurrente; y estando arreglada a derecho la sentencia del Tribunal de Apelaciones, confirmamos la misma en todas sus partes, con las costas a dicho recurrente Asi se ordena.

    Avanceña, Pres., Imperial, Laurel, Moran y Horrilleno, MM., estan conformes.

    G.R. No. 47815   March 14, 1941 - FLORENTINO CRUZ v. EL PUEBLO DE FELIPINAS<br /><br />071 Phil 350




    Back to Home | Back to Main

     

    QUICK SEARCH

    cralaw

       

    cralaw



     
      Copyright © ChanRobles Publishing Company Disclaimer | E-mail Restrictions
    ChanRobles™ Virtual Law Library | chanrobles.com™
     
    RED