ChanRobles™ Virtual Law Library | chanrobles.com™  
Main Index Law Library Philippine Laws, Statutes & Codes Latest Legal Updates Philippine Legal Resources Significant Philippine Legal Resources Worldwide Legal Resources Philippine Supreme Court Decisions United States Jurisprudence
Prof. Joselito Guianan Chan's The Labor Code of the Philippines, Annotated Labor Standards & Social Legislation Volume I of a 3-Volume Series 2019 Edition (3rd Revised Edition)
 

 
Chan Robles Virtual Law Library
 









 

 
UNITED STATES SUPREME COURT JURISPRUDENCE
 

 
PHILIPPINE SUPREME COURT JURISPRUDENCE
 

   
November-1941 Jurisprudence                 

  • G.R. No. 48348 November 1, 1941 - AQUINO DEL ROSARIO v. BENGUET CONSOLIDATED MINING COMPANY, ET AL.

    073 Phil 371

  • G.R. No. 48524 November 1, 1941 - MANILA HOTEL EMPLOYEES ASSOCIATION v. MANILA HOTEL COMPANY, ET AL.

    073 Phil 374

  • G.R. No. 48662 November 6, 1941 - JESUS B. LAVA v. JOSE LOPEZ VITO, ET AL.

    073 Phil 390

  • G.R. No. 48306 November 7, 1941 - PEDRO L. GALANG v. P. M. ENDENCIA, ET AL.

    073 Phil 399

  • G.R. No. 48415 November 7, 1941 - INTERNATIONAL OIL FACTORY v. NATIONAL LABOR UNION, INC., ET AL.

    073 Phil 401

  • G.R. No. 48458 November 7, 1941 - PEOPLE OF THE PHIL. v. FIDEL FORTUNO

    073 Phil 407

  • G.R. No. 48683 November 8, 1941 - GERONIMO SANTIAGO v. FAR EASTERN BROADCASTING

    073 Phil 408

  • G.R. No. 48183 November 10, 1941 - PEOPLE OF THE PHIL. v. RODOLFO A. SCHNECKENBURGER, ET AL.

    073 Phil 413

  • G.R. No. 48456 November 12, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. NGO CHAY

    073 Phil 418

  • G.R. No. 47813 November 18, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. SIMEON ANTONIO

    073 Phil 421

  • G.R. No. 48320 November 18, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. JUAN CACHERO

    073 Phil 426

  • G.R. No. 48459 November 18, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. FIDEL FORTUNO

    073 Phil 429

  • G.R. No. 47805 November 19, 1941 - CONCEPCION PIÑON v. CONSUELO ZAFRA, ET AL.

    073 Phil 431

  • G.R. No. 48101 November 22, 1941 - PEOPLE OF THE PHIL. v. VICENTE NABORA

    073 Phil 434

  • G.R. No. 48123 November 22, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. ANACLETO VINEDA

    073 Phil 436

  • G.R. No. 48395 November 22, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. ALEJANDRO ENCARNACION

    073 Phil 442

  • G.R. No. 48554 November 22, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. BILAANS S. SUNI

    073 Phil 445

  • G.R. No. 47688 November 24, 1941 - BASILIA CABRERA v. PHILIPPINE EDUCATION CO., INC.

    073 Phil 448

  • G.R. No. 47988 November 24, 1941 - H. S. FENWICK v. JOAQUlN PARDO DE TAVERA

    073 Phil 452

  • G.R. No. 48641 November 24, 1941 - PEDRO GALLEGO v. VICENTE VERRA

    073 Phil 453

  • G.R. No. 47887 November 25, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. CARMEN DE UMALI

    073 Phil 460

  • G.R. No. 48125 November 25, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. FELIX CABADDU

    073 Phil 462

  • G.R. No. 47357 November 26, 1941 - SALVADOR E. IMPERIAL v. CHINA INSURANCE & SURETY COMPANY, INC., ET AL.

    073 Phil 466

  • G.R. No. 47775 November 26, 1941 - PEOPLE OF THE PHIL. v. ANASTACIO FIGUEROA

    073 Phil 473

  • G.R. No. 47976 November 26, 1941 - A. P. SEVA Y OTROS v. PABLO S. RIVERA

    073 Phil 477

  • G.R. No. 48215 November 26, 1941 - PARSONS HARDWARE CO. v. COURT OF INDUSTRIAL RELATIONS, ET AL.

    073 Phil 481

  • G.R. No. 48754 November 26, 1941 - EMILIO V. REYES v. APOLONIO R. DIAZ

    073 Phil 484

  • G.R. No. 47804 November 27, 1941 - JUAN CASTILLO v. PEOPLE OF THE PHIL.

    073 Phil 489

  • G.R. No. 48147 November 27, 1941 - CLARO CASTRO, ET AL. v. ROSENDO REYES

    073 Phil 492

  •  





     
     

    G.R. No. 48320   November 18, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. JUAN CACHERO<br /><br />073 Phil 426

     
    PHILIPPINE SUPREME COURT DECISIONS

    EN BANC

    [G.R. No. 48320. November 18, 1941.]

    EL PUEBLO DE FILIPINAS, querellante-apelado, contra JUAN CACHERO, acusado-apelante.

    Juan T. Santos en representacion del apelante.

    El Procurador General Sr. Ozaeta y el Primer Procurador General Auxiliar Sr. B. L. Reyes en representacion del apelado.

    SYLLABUS


    1. DERECHO PENAL Y PROCEDIMIENTO CRIMINAL; DERECHO DEL ACUSADO DE ESTAR ASISTIDO DE UN ABOGADO ANTES DE INFORMARSELE DE LA QUERELLA; DEBER DEL JUZGADO DE ENTERARLE DE ESTE DERECHO PARA QUE HAYA DEBIDO PROCESO DE LEY. — El caso del apelante es sustancialmente igual al de Sixto Domenden, acusado y apelante en la causa R. G. No. 48248 decidida por este Tribunal el 29 de octubre de 1941. Se reitera, por tanto, la regla sentada en dicha causa, requiriendo que los Juzgados observen y cumplan rigurosamente lo que el articulo 3 de la Regla 112 de los Nuevos Reglamentos de los Tribunales manda imperativamente, haciendo constar en autos el hecho de haberlo cumplido, porque constituye parte del debido proceso de ley que es un derecho reconocido en la Constitucion, el no imponer ninguna sentencia a un acusado, sino despues de haberle dado todas las oportunidades para defenderse, siendo una de estas la de ser asistido de un abogado si lo quisiese y no hiciese una renuncia expresa y formal de ese derecho. Una practica que no se ajusta a la regla indicada, debe ser no solamente censurada y desaprobada, sino tambien condenada.


    D E C I S I O N


    DIAZ, M. :


    Fue acusado el apelante, en el Juzgado de Primera Instancia de Ilocos Sur, del delito de homicidio frustrado, y llamado a contestar la querella, el dia 9 de enero de 1941, "libre y espontaneamente" — en expresion del Juzgado — "dio la contestacion de culpable." Acto seguido, fue condenado a sufrir la pena indeterminada de cuatro años, dos meses y un dia de prision correccional a seis años y un dia de prision mayor. Creyendo poco despues, que no se le habia concedido el derecho de ser enterado de que podia valerse de los servicios de un abogado antes de dar su contestacion, pidio al Juzgado la reconsideracion de su sentencia; pero, su peticion fue denegada de plano. De ahi que apelara de aquella para ante este Tribunal.

    No se dice en la sentencia apelada, ni siquiera se insinua en la misma que el apelante habia sido informado previamente de que, bajo el articulo 3 de la regla 112 de los Nuevos Reglamentos, que es exactamente igual al articulo 17 del antiguo Codigo de Procedimiento Criminal, tenia derecho a los servicios profesionales de un abogado; ni se dice ni se insinua tampoco que haya hecho renuncia de dicho derecho. El acta de la sesion de aquel dia, que ahora forma parte de los autos, demuestra lo contrario; demuestra tambien que comparecio ante el Juzgado, sin ser acompañado de nadie; y demuestra ademas que no es un hombre de instruccion, siendo esta la razon de que la querella presentada contra el, redactada en español, hubo de serle leida en su propio dialecto.

    El caso del apelante es sustancialmente igual al de Sixto Domenden, acusado y apelante, como el, en la causa R. G. No. 48248, que solamente fue decidida por este Tribunal el 29 de octubre de 1941, y que, como la presente, vino igualmente en apelacion, del Juzgado de Primera Instancia de Ilocos Sur. No parece injustificada la creencia de que la practica observada por dicho Juzgado en la disposicion de las causas que se le presentan y se desarrollan en circunstancias como las del apelante y de Domenden, es hacer caso omiso, en gracia a la rapidez, del indeclinable tramite prescrito en terminos bien claros en el articulo 3 de la Regla ya citada. Gravisimo error es proceder de dicho modo porque con ello se conculca el derecho constitucional del acusado de no ser condenado por ningun delito sino mediante el debido proceso de ley, y este no es completo sino cuando se concede al acusado el derecho que la reconoce el referido articulo 3 de la referida Regla No. 112. Una y muchas veces declaro ya este Tribunal, mucho antes de surgir esta causa y la de Domenden, que se cumpla el indicado tramite y que se haga constar en autos ademas, que se ha cumplido el mismo y que el acusado ha renunciado, si tal fuese el caso, a su derecho de ser asistido de un abogado. Es necesario que asi se haga porque lo demanda el mismo interes de la justicia, y serviria, por otra parte, para disipar toda duda respecto a si el acusado renuncio a su derecho, y si estuvo plenamente enterado, antes de dar su contestacion, de las consecuencias de la misma. Omisiones como la del Juzgado a quo, fuesen voluntarias o involuntarias, deben ser, no solamente censuradas y desaprobadas sino tambien condenadas. Es de esperar que de hoy en adelante, el Juzgado a quo sabra obrar como se le da a entender que obre por medio de la presente.

    Siguese de lo dicho hasta aqui que, como lo ha demostrado el apelante, el Juzgado a quo erro al condenarle tan sumariamente lo hizo, y erro mas todavia, al dejar de reconsiderar su sentencia, despues de habersele llamado la atencion a la anomalia cometida.

    Por tanto, el Tribunal deja sin efecto la sentencia apelada y ordena que el Juzgado a quo proceda a conocer de la causa, como si antes no lo hubiese hecho, informando previamente al acusado de su derecho de valerse de los servicios de un abogado, y no aceptando su confesion si acaso la reiterase, sino despues, de que se haya hecho constar en autos su renuncia a ser defendido por un abogado, y su admision de que esta plenamente enterado de la querella y del cargo o de los cargos que alli se le imputan. Sin costas en ambas instancias. Asi se ordena.

    Avanceña, Pres., Abad Santos, Moran y Horrilleno, MM., estan conformes.

    Laurel y Ozaeta, MM., no tomaron parte.

    G.R. No. 48320   November 18, 1941 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. JUAN CACHERO<br /><br />073 Phil 426


    Back to Home | Back to Main

     

    QUICK SEARCH

    cralaw

       

    cralaw



     
      Copyright © ChanRobles Publishing Company Disclaimer | E-mail Restrictions
    ChanRobles™ Virtual Law Library | chanrobles.com™
     
    RED