ChanRobles™ Virtual Law Library | chanrobles.com™  
Main Index Law Library Philippine Laws, Statutes & Codes Latest Legal Updates Philippine Legal Resources Significant Philippine Legal Resources Worldwide Legal Resources Philippine Supreme Court Decisions United States Jurisprudence
Prof. Joselito Guianan Chan's The Labor Code of the Philippines, Annotated Labor Standards & Social Legislation Volume I of a 3-Volume Series 2019 Edition (3rd Revised Edition)
 

 
Chan Robles Virtual Law Library
 









 

 
UNITED STATES SUPREME COURT JURISPRUDENCE
 

 
PHILIPPINE SUPREME COURT JURISPRUDENCE
 

   
April-1950 Jurisprudence                 

  • G.R. No. L-2265 April 1, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. DOMINGO RAFALLO, ET AL

    086 Phil 22

  • G.R. No. L-2618 April 1, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS vs.FLORENTINO PEREMNE

    086 Phil 31

  • G.R. No. L-3024 April 1, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. LAZARO ALBAR

    086 Phil 36

  • G.R. No. L-1698 April 8, 1950 - MARIANO GRANADOS v. CELEDONIO MONTON

    086 Phil 42

  • G.R. No. L-1867 April 8, 1950 - CARMEN DE LA PAZ VDA. DE ONGSIAKO v. TEODORICO GAMBOA,ET AL

    086 Phil 50

  • G.R. No. L-820 April 11, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. AURELIO ALVERO

    086 Phil 58

  • G.R. No. 1753 April 12, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. FAUSTINO A. ESTEFA

    086 Phil 104

  • G.R. No. L-2489 April 12, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. CONRADO EVANGELISTA ET AL.

    086 Phil 112

  • G.R. No. L-1717 April 17, 1950 - JUANA MANLINCON v. MAGNO DE VERA, ET AL

    086 Phil 115

  • G.R. No. L-2438 April 17, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. FAUSTO LACAYA

    086 Phil 118

  • G.R. No. L-2266 April 17, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. SALVADOR BAYTAN and JESUS BAYTAN

    086 Phil 126

  • G.R. No. L-2255 April 18, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. HIGINO SIGUE

    086 Phil 132

  • G.R. No. L-2858 April 19, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. FELIPE VISTA

    086 Phil 140

  • G.R. No. L-1807 April 20, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. DY TOO, ET AL

    086 Phil 146

  • G.R. No. L-2205 April 20, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. ANASTACIO REYES

    086 Phil 153

  • G.R. No. L-2433 April 20, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. GENARO GUCOR ET AL.

    086 Phil 157

  • G.R. No. L-2254 April 20, 1950 - THE PEOPLE OF THE PHILIPPINES v. VICENTE O. DEL ROSARIO and NATALIO B. BACALSO

    086 Phil 163

  • G.R. No. L-333 April 21, 1950 - JOSE G. CUAYCONG ET AL. v. RAMON S. RIUS

    086 Phil 170

  • G.R. No. L-2325 Abril, 21, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. MARCOS DUCO, ET AL

    086 Phil 176

  • G.R. No. L-2879 April 21, 1950 - MIGUEL SOCCO REYES v. POTENCIANO PECSON, ET AL

    086 Phil 181

  • G.R. No. L-2390 April 24, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. PEDRO BALDERA, ET AL

    086 Phil 189

  • G.R. No. L-2523 April 24, 1950 - FELIPE C. ALVIAR ET AL. v. REV. LEO A. CULLUM

    086 Phil 193

  • G.R. No. L-2833 April 24, 1950 - JUAN URIARTE Y HERMANOS v. JOSE TEODORO, ET AL

    086 Phil 196

  • G.R. No. L-2232 April 25, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. AGATON MARTIN

    086 Phil 204

  • G.R. No. L-2233 April 25, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. TIMOTEO TAMAYO

    086 Phil 209

  • G.R. No. L-222 April 26, 1950 - SALVACION F. VDA. DE EDUQUE v. JOSE M. OCAMPO

    086 Phil 216

  • G.R. No. L-2082 April 26, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. NEMESIO LLANETA, ET AL

    086 Phil 219

  • G.R. No. L-2154 April 26, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. ANTONIO OTADORA ET AL.

    086 Phil 244

  • G.R. No. L-2279 April 26, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. LEOPOLDO ZABALA, ET AL

    086 Phil 251

  • G.R. No. L-2623 April 26, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. ARSENIO BANAYAD

    086 Phil 259

  • G.R. No. L-2649, April 26, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. SEGUNDO O. PINEDA, ET AL

    086 Phil 266

  • G.R. No. L-2866 April 26, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. PEDRO O. MACASO

    086 Phil 272

  • G.R. No. L-1733 April 29, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. GABINO R. TUASON

    086 Phil 278

  • G.R. No. L-1914 April 29, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. PEDRO LINCUNA, ET AL

    086 Phil 282

  • G.R. No. L-2054 April 29, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. JOSE VILLAMORA ET AL.

    086 Phil 287

  • G.R. No. L-2080 April 29, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. POLICARPIO RUIZ, ET AL

    086 Phil 293

  • G.R. No. L-2185 April 29, 1950 - PASTOR PACCIAL v. MARIA O. PALERMO

    086 Phil 297

  • G.R. No. L-2604 April 29, 1950 - PHIL. NEWSPAPER GUILD, ET AL v. EVENING NEWS, INC.

    086 Phil 303

  • G.R. No. L-2771 April 29, 1950 - ALFONSO UMALI v. PRIMITIVO LOVINA

    086 Phil 313

  •  





     
     

    G.R. No. 1753   April 12, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. FAUSTINO A. ESTEFA<br /><br />086 Phil 104

     
    PHILIPPINE SUPREME COURT DECISIONS

    SECOND DIVISION

    [G.R. No. 1753. April 12, 1950.]

    EL PUEBLO DE FILIPINAS, querrellante y apelado, contra FAUSTINO ESTEFA Y ALCANTARA Y OTRO, acusados. FAUSTINO ESTEFA Y ALCANTARA, acusado y, apelante.

    D. Jose C. de Vega, en representación del apelante.

    El Procurador General Auxiliar Sr. Guillermo E. Torres y el Procurador Sr. Lucas Lacson, en representación del Gobierno.

    SYLLABUS


    1. DERECHO PENAL; ROBO CON HOMICIDIO; PRUEBAS; IDENTIFICACION DEL ACUSADO; CADA INDIVIDUO TIENE FACULTAD DISTINTA DE RECONOCER A OTRO. - No todas las personas tienen una misma fuerza retentiva. Esa facultad es individual, no es igual en todos. Es tan distinta como distintas son las personas. Aun teniendo dos personas la misma fuerza retentiva, no han de acordarse las dos de un suceso de la misma manera o con la misma facilidad: cada individuo obra de acuerdo con su temperamento, o interes, o estado de animo, etc.

    2. ID.; ID.; ID.; ID.; UNA PERSONA RECONOCE A OTRA POR SU FISONOMIA. - Las personas reconocen a otras no por ciertos signos o señales distintivos de la cara sino por su fisonomia. La experiencia nos ha dado oportunidad de conservar en la memoria la fisonomia de una persona y reconocerla aun despues del transcurso de algún tiempo, sin tener en cuenta una marca distintiva. Y es que el recordar la fisonomia de una persona no depende de algunos signos o señales o razón alguna. Podemos discernir una persona de otra, sin ningún detalle especifico en que basar nuestra apreciación y sin poder explicar por qu.

    3. PROCEDIMIENTO CRIMINAL, REGLA DE; JUZGADO; JURISDICCION; MOCION DE NUEVA VISTA SOMETIDA DESPUES DE PERFECCIONADA LA APELACION. - Es jurisprudencia bien establecida la de que, perfeccionada la apelación, el juzgado pierde su jurisdicción sobre la causa y ya no tiene facultad para dejar sin efecto la sentencia. El hecho de que el acusado haya apelado personalmente no cambia la naturaleza y efecto de la apelación: no es indispensable que lo haga por medio de su abogado.

    4. DERECHO PENAL; ROBO CON HOMICIDIO; ACUSADO MENOR DE EDAD AL TIEMPO DE COMETER EL DELITO PERO EN EL DIA DE LA VISTA, YA TENIA MAS DE 18. - El acusado que ya tiene mas de 18 años no tiene derecho, bajo las disposiciones del articulo 80 del Código Penal Revisado, a ser puesto bajo el cuidado de una institución caritativa correccional. Si se accede a su petición, entonces otro que comete delito a la misma edad y que no se le consigue procesar, sino a la edad de 21 años, porque no se le pudo aprehender, reclamaria tambien su ingreso en un reformatorio. Eso daria lugar a que los internos de la institución ccrreccional fuesen contagiados del mal que se quiere evitar con la entrada de los criminales que tienen mas de 18 años. No es ese el espiritu que informa la ley. Solamente deben ser ingresados en el reformatorio los menores de 18 años.


    D E C I S I O N


    PABLO, J.:


    Se trata de un delito de robo con homicidio cometido por tres jóvenes en la forma en que lo realizan los bandidos de una cinta cinematografica. Despues de la vista de la causa, el juzgado dispuso la remisión de Gerardo de la Peña y Gonzalo Manalang a la custodia del Comisionado de Bienestar Público y condenó a Faustino Estefa a reclusión perpetua, a indemnizar a los herederos del occiso en la cantidad de P2,000 y pagar las costas correspondientes. Estefa apeló.

    En la madrugada del 17 de Septiembre de 1946, mientras Cornelius Fisher, esposa e hijos dormian en su casa situada en la calle F. B. Harrison, Pasay, No. 923, que esta dentro de la jurisdicción del Juzgado de Primera Instancia de la Ciudad de Manila, fueron despertados por su criado Pio Teves que decia: "Señor, alguien quiere verle." Fisher contestó:" ?Quien quiere verme?" En ese momento la esposa de Fisher abrió sus ojos y vió a su muchacho con tres hombres armados de revólver. Fisher quiso sacar su revólver pero Faustino Estefa le impidió apuntandole con el suyo, y apoderandose del revólver que despues se lo metió en la bolsa de su pantalón, ordenó a Fisher que saliera de su cama y que se sentase en la de su esposa, a la cual Gerardo de la Peña ordenaba tambien que se levantase y se sentase al lado de su marido. De la Peña preguntó si habia otras personas en la casa, a lo que la señora de Fisher contestó que habia dos niños en la habitación siguiente y pidió que la permitiesen recogerlos. En vez de conceder la petición, los acusados ordenaron a los esposos a punta de revólver que fueran a la habitación en donde estaban los dos niños, indicandoles que se sentasen en la cama, y ordenando a los chiquillos que se sentasen al lado de sus padres. Mientras el acusado Estefa continuaba apuntando su revólver a los Fisher, Gerardo de la Peña fue a otro cuarto en donde encontró a los otros dos hijos y les ordenó que se sentasen al lado de sus padres. Gerardo de la Peña y Gonzalo Manalang fueron a otra habitación en donde encontraron a tres criadas y con amenazas las condujeron al cuarto donde estaban los Fisher e hijos. Gerardo de la Peña y Manalang dejaron a Estefa vigilando a la familia Fisher y sus criadas en la habitación, y procedieron a la búsqueda de los efectos que querian robar. Los niños por miedo echaron a llorar. Estefa les amenazó con pegarles tiros si no se callaban; en vez de callarse, los niños lloraron mas y uno de ellos gritó: "Daddy, Daddy." Impulsado por indignación o por un deseo de eliminar al bandido, Fisher abrazó a Estefa para echarle al suelo y su señora trató de arrancar del bolsillo de Estefa el revólver, pero fue en vano porque mientras estaban luchando Fisher y Estefa, Manalang apareció de pronto y disparó a Fisher dos tiros seguidos. Debilitado por las heridas, Fisher soltó a Estefa y, tambaleando, se apoyó contra el tabique del cuarto. Su esposa le abrazó para sostenerle, pero Gerardo de la Peña disparó un tiro que acertó el costado de Fisher, quien por su propio peso y perdida su fuerza, se desplomó al suelo, falleciendo con la cabeza apoyada en el seno de su esposa. El hijo mayor que se habia despertado por los tiros, salió en busca de auxilio y a su vuelta llegó con policias. De las investigaciones, la señora de Fisher descubrió que su bolso que tenia en la cama y que contenia P300, una plumafuente, su_pasaporte y otros papeles los habian robado. Los asaltantes pasaron por una ventana destrozada en el piso bajo que habia sido cerrada en la noche anterior.

    La defensa no discute los hechos relatados; pero alega que la señora de Fisher no pudo haber identificado al apelante y a los otros dos acusados De la Peña y Manalang porque la parte inferior de su cara estaba cubierta con un pedazo de tela a modo de antifaz, como no pudieron las tres criadas y los hijos identificarlos. No todas las personas tienen una misma fuerza retentiva. Esa facultad es individual, no es igual en todos. Es tan distinta como distintas son las personas. Aun teniendo dos personas la misma fuerza retentiva, no han de acordarse las dos de un suceso de la misma manera o con la misma facilidad: cada individuo obra de acuerdo con su temperamento, o interes, o estado de animo, etc. No es extraño que las criadas, acaso por el miedo que se apoderó de ellas, no se hayan interesado en fijarse en la fisonomia de los ladrones. Pero no es extraordinario que la esposa del occiso haya conseguido retenerla en su memoria. Es obvio que nadie es indiferente para los que lo hacen mal. Lo raro seria que no se molestase siquiera en saber quien le hace daño. No hay nada extraño, por tanto, en que Mercedes Fisher haya retenido en su memoria las facciones de los que habian matado a su esposo. Ella ha tenido oportunidad de ver varias veces a los acusados: cuando abrió sus ojos al despertarse; cuando fue llevada con su marido al cuarto donde estaban los dos chiquillos; cuando fueron ordenados a estar sentados en la cama; cuando Gerardo de la Peña y Manalang volvieron al cuarto conduciendo a otros dos hijos; cuando De la Peña y Manalang conducian a las tres criadas; y durante todo ese tiempo Estefa con su revólver amenazador vigilaba cara a cara a los esposos Fisher. Bajo tan excepcionales circunstancias no fue extraño que Mercedes Fisher haya conseguido retener en su memoria sus facciones y, a pesar del tiempo transcurrido, identificarlos. El hecho de que la señora de Fisher no incriminó a Jose Enriquez cuando se le presentó a ella si era uno de los ladrones, demuestra que no se dejaba llevar por el deseo de venganza contra cualquiera. Ella hubiera podido decir que Enriquez era uno de los ladrones; sin embargo, no lo ha hecho. Eso prueba que Mercedes Fisher no se ha dejado guiar por la ciega venganza sino por un sentido de justicia. Salvó al inocente. Su palabra hubiera sido fatal para Jose Enriquez.La defensa arguye que Mercedes Fisher no ha dado ninguna explicación cómo consiguió conocer a los tres acusados. Ella ha dicho que tuvo en cuenta el pelo de los acusados, la forma de su cabeza, sus ojos, su manera de ver, su manera de ser. Todos esos detalles hacen un conjunto que hace a un individuo distinto de otro. Las personas reconocen a otras no por ciertos signos o señales distintivos de la cara sino por su fisonomia. La experiencia nos ha dado oportunidad de conservar en la memoria la fisonomia de una persona y reconocerla aun despues del transcurso de algún tiempo, sin tener en cuenta una marca distintiva. Y es que el recordar la fisonomia de una persona no depende de algunos signos o señales o razón alguna. Podemos discernir una persona de otra, sin ningún detalle especifico en que basar nuestra apreciación y sin poder explicar por que.

    Hay que tener en cuenta que el cuarto donde estaban concentrados los esposos Fisher, hijos y tres criadas, estaba algún tanto alumbrado con las luces del corredor, del baño, del cuarto vacante, y de las casas vecinas.

    El hecho de que la señora de Fisher haya conseguido indicar sin titubear a los tres acusados que estaban entre varias personas, demuestra lo feliz de su facultad retentiva. Su testimonio es suficiente prueba. (E. U. contra Dacotan, 1 Jur. Fil., 697; E. U. contra Mondejar, 19 Jur. Fil., 169; E. U. contra Olais, 36 Jur. Fil., 882; Pueblo contra Macario Macaya y otro, 85 Phil. 540.) .

    Cuanto a la confesión de los acusados. La defensa sostiene que debieron haber sido rechazados los Exhibits C, D y E porque fueron obtenidos mediante violencia, fuerza o intimidación. Las pruebas demuestran que han sido escritos a medida que los acusados prestaban declaración; suscritos y firmados respectivamente por De la Peña, Estefa y Manalang en presencia de varias personas que son Leonardo Garcillano, Sargento Morales, Navarro, Sibal, Arcillana que es un reporter, y personal de la prisión de Muntinglupa. No creemos que un agente de autoridad se haya atrevido a maltratar a los acusados en presencia de tantas personas y de un periodista. Si el alegado maltrato fuese cierto la prensa se hubiera escandalizado.

    No hay necesidad de discutir el caso de Manalang y De la Peña porque no han apelado, y en cuanto al acusado Estefa, este declaró que con una carabina pegaron su pecho y con un bat de baseball, su costado y sus piernas. Si esto fuese cierto, por lo menos deberia tener el esternón desencajado y las costillas y piernas rotas. Un bat de baseball no es un juguete o un palito, que no ha de dejar fracturados los huesos del acusado, si es verdad que fue golpeado.

    Estimamos bien fundada la contención de la defensa de que el juzgado erró al no permitir al acusado presentar al Fiscal Agustin P. Montesa como testigo a su favor. No esta a tono la resolución con la garantia constitucional de que todo acusado tiene derecho a "conseguir, mediante procedimiento de apremio, la comparecencia de testigos de descargo." (Tit. III, art. 1. °, par. 17). Pero fue un error no prejudicial, porque su declaración sobre los presuntos maltratos al apelante no altera nuestra conclusión.Es insostenible la pretensión de la defensa de que el juzgado a quo debió haber concedido la moción de nueva vista. Es jurisprudencia bien establecida la de que, perfeccionada la apelación, el juzgado pierde su jurisdicción sobre la causa y ya no tiene facultad para dejar sin efecto la sentencia. No erró, por tanto, al denegar la petición de nueva vista y no permitir la retirada de la apelación. (E. U. contra Juzgado de Primera Instancia de Manila, 24 Jur. Fil., 333; E. U. contra De Iro, 33 Jur. Fil., 506; E. U. contra Ballad y Tamaray, 35 Jur. Fil., 14; Pueblo contra Buyson Lampa, 58 Jur. Fil., 821; Sibbald v. U. S., 37 U. S., 487). El hecho de que el acusado haya apelado personalmente no cambia la naturaleza y efecto de la apelación: no es indispensable que lo haga por medio de un abogado.

    De acuerdo con su partida de bautismo, el acusado al tiempo de cometer el delito sólo tenia 17 años, 8 meses y 21 dias. Pero en el dia de la vista (19 de Agosto de 1947), ya tenia mas de 18. El articulo 80 del Código Penal Revisado dice asi:red:chanrobles.com.ph

    "ART. 80 Suspensión de la sentencia en caso de menores. - Siempre que un menor de dieciocho años de uno u otro sexo, fuere acusado de un delito, el tribunal, previo el juicio correspondiente, en vez de dictar sentencia, suspendera toda actuación y ordenara que dicho menor sea puesto bajo la custodia o cuidado de una institución benefica o caritativa de caracter público o privado, establecida de ccnformided con la ley para el cuidado, corrección o educación de niños huerfanos, sin hogar, defectuosos y delincuentes, o bajo la custodia o cuidado de alguna persona responsable en cualquier otro lugar, sujeto a la inspección general y supervisión del Comisionado de Bienestar Público ***.."

    El fin primordial de esta disposición es evitar que niños que cometan delito sean entremezclados con delincuentes ordinarios en la prisión, y por eso, en vez de ser condenados, se les confia a instituciones beneficas para su cuidado, corrección y educación.

    El acusado que ya tiene mas de 18 años no tiene derecho, bajo las disposiciones del articulo transcrito, a ser puesto bajo el cuidado de una institución caritativa correccional. Si se accediese a su petición, entonces otro que comete delito a la misma edad y que no se le consigue procesar, sino a la edad de 21 años, porque no se le pudo aprehender, reclamaria tambien su ingreso a un reformatorio. Eso daria lugar a que los internos de la institución correccional fuesen contagiados del mal que se quiere evitar con la entrada de los criminales que tienen mas de 18 años. No es ese el espiritu que informa la ley. Solamente deben ser ingresados en el reformatorio los menores de 18 años.

    Lo mas que puede invocar a su favor es el articulo 68, par. 2. ° del Código Penal Revisado que dice asi:red:chanrobles.com.ph

    "2.a Al mayor de quince años y menor de dieciocho se le impondra siempre en el grado que corresponda, la pena inmedietamente inferior a la señalada por la ley.."

    Se podria argüir que este articulo no es aplicable a el porque no fue enviado al reformatorio de acuerdo con el articulo 80. Si se tiene en cuenta solamente su sentido literal, el argumento es bueno; pero se debe tener en cuenta el fin primordial de la ley. En el caso de que los dos compañeros del apelante en la comisión del delito que fueron enviados al reformatorio, - De la Peña y Manalang -, fueren incorregibles y su estancia en el reformatorio no fuese conveniente para la corrección de los internos, seran devueltos al juzgado para su condena y la pena imponible a ellos seria un grado inferior. (Art. 68, par. 2. °) ¿Por que el acusado y apelante que, como aquellos dos, era menor de 18 al cometer el delito, no ha de tener la misma pena? ¿No es contrario al sentido de justicia imponer a De la Peña y Manalang una pena menor que la que se ha de imponer al apelante? La suspensión de la actuación y la remisión del acusado al reformatorio no son mas que un incidente procesal. Se da oportunidad al acusado para reformarse; si se comporta bien se le absolvera completamente y si se comporta mal se le condenara. Esta disposición no ha cambiado la pena que debe imponerse a los menores de 18 años. Las penas dispuestas por el articulo 68 del Código Penal Revisado estan en proporción con el grado de discernimiento con que obra el acusado mayor de nueve y menor de 15 años y en proporción con el desarrollo fisico, intelectual y moral del menor de 18 años. Y estas penas no son cosa nueva del Código Penal Revisado: son penas que ya existian en el Código Penal antiguo. Y es evidente que un menor de 18 no debe recibir una pena igual que la que merece uno de 21 años.

    La pena correspondiente al delito cometido es la de reclusión perpetua a muerte. Bajando a un grado y aplicando la ley de pena indeterminada, el acusado debe sufrir la pena minima de 10 años y un dia de prisión mayor y maxima de 17 años, 4 meses y un dia de reclusión temporal con las accesorias.

    Dictese sentencia a tenor de lo resuelto y se confirma la sentencia apelada en todo lo demas.

    Moran, Pres., Ozaeta, Bengzon, Padilla, Tuason, Montemayor, y Reyes, MM., estan conformes.

    Se modifica la sentencia.

    G.R. No. 1753   April 12, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. FAUSTINO A. ESTEFA<br /><br />086 Phil 104


    Back to Home | Back to Main

     

    QUICK SEARCH

    cralaw

       

    cralaw



     
      Copyright © ChanRobles Publishing Company Disclaimer | E-mail Restrictions
    ChanRobles™ Virtual Law Library | chanrobles.com™
     
    RED