ChanRobles™ Virtual Law Library | chanrobles.com™  
Main Index Law Library Philippine Laws, Statutes & Codes Latest Legal Updates Philippine Legal Resources Significant Philippine Legal Resources Worldwide Legal Resources Philippine Supreme Court Decisions United States Jurisprudence
Prof. Joselito Guianan Chan's The Labor Code of the Philippines, Annotated Labor Standards & Social Legislation Volume I of a 3-Volume Series 2019 Edition (3rd Revised Edition)
 

 
Chan Robles Virtual Law Library
 









 

 
UNITED STATES SUPREME COURT JURISPRUDENCE
 

 
PHILIPPINE SUPREME COURT JURISPRUDENCE
 

   
April-1950 Jurisprudence                 

  • G.R. No. L-2265 April 1, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. DOMINGO RAFALLO, ET AL

    086 Phil 22

  • G.R. No. L-2618 April 1, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS vs.FLORENTINO PEREMNE

    086 Phil 31

  • G.R. No. L-3024 April 1, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. LAZARO ALBAR

    086 Phil 36

  • G.R. No. L-1698 April 8, 1950 - MARIANO GRANADOS v. CELEDONIO MONTON

    086 Phil 42

  • G.R. No. L-1867 April 8, 1950 - CARMEN DE LA PAZ VDA. DE ONGSIAKO v. TEODORICO GAMBOA,ET AL

    086 Phil 50

  • G.R. No. L-820 April 11, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. AURELIO ALVERO

    086 Phil 58

  • G.R. No. 1753 April 12, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. FAUSTINO A. ESTEFA

    086 Phil 104

  • G.R. No. L-2489 April 12, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. CONRADO EVANGELISTA ET AL.

    086 Phil 112

  • G.R. No. L-1717 April 17, 1950 - JUANA MANLINCON v. MAGNO DE VERA, ET AL

    086 Phil 115

  • G.R. No. L-2438 April 17, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. FAUSTO LACAYA

    086 Phil 118

  • G.R. No. L-2266 April 17, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. SALVADOR BAYTAN and JESUS BAYTAN

    086 Phil 126

  • G.R. No. L-2255 April 18, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. HIGINO SIGUE

    086 Phil 132

  • G.R. No. L-2858 April 19, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. FELIPE VISTA

    086 Phil 140

  • G.R. No. L-1807 April 20, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. DY TOO, ET AL

    086 Phil 146

  • G.R. No. L-2205 April 20, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. ANASTACIO REYES

    086 Phil 153

  • G.R. No. L-2433 April 20, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. GENARO GUCOR ET AL.

    086 Phil 157

  • G.R. No. L-2254 April 20, 1950 - THE PEOPLE OF THE PHILIPPINES v. VICENTE O. DEL ROSARIO and NATALIO B. BACALSO

    086 Phil 163

  • G.R. No. L-333 April 21, 1950 - JOSE G. CUAYCONG ET AL. v. RAMON S. RIUS

    086 Phil 170

  • G.R. No. L-2325 Abril, 21, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. MARCOS DUCO, ET AL

    086 Phil 176

  • G.R. No. L-2879 April 21, 1950 - MIGUEL SOCCO REYES v. POTENCIANO PECSON, ET AL

    086 Phil 181

  • G.R. No. L-2390 April 24, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. PEDRO BALDERA, ET AL

    086 Phil 189

  • G.R. No. L-2523 April 24, 1950 - FELIPE C. ALVIAR ET AL. v. REV. LEO A. CULLUM

    086 Phil 193

  • G.R. No. L-2833 April 24, 1950 - JUAN URIARTE Y HERMANOS v. JOSE TEODORO, ET AL

    086 Phil 196

  • G.R. No. L-2232 April 25, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. AGATON MARTIN

    086 Phil 204

  • G.R. No. L-2233 April 25, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. TIMOTEO TAMAYO

    086 Phil 209

  • G.R. No. L-222 April 26, 1950 - SALVACION F. VDA. DE EDUQUE v. JOSE M. OCAMPO

    086 Phil 216

  • G.R. No. L-2082 April 26, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. NEMESIO LLANETA, ET AL

    086 Phil 219

  • G.R. No. L-2154 April 26, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. ANTONIO OTADORA ET AL.

    086 Phil 244

  • G.R. No. L-2279 April 26, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. LEOPOLDO ZABALA, ET AL

    086 Phil 251

  • G.R. No. L-2623 April 26, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. ARSENIO BANAYAD

    086 Phil 259

  • G.R. No. L-2649, April 26, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. SEGUNDO O. PINEDA, ET AL

    086 Phil 266

  • G.R. No. L-2866 April 26, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. PEDRO O. MACASO

    086 Phil 272

  • G.R. No. L-1733 April 29, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. GABINO R. TUASON

    086 Phil 278

  • G.R. No. L-1914 April 29, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. PEDRO LINCUNA, ET AL

    086 Phil 282

  • G.R. No. L-2054 April 29, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. JOSE VILLAMORA ET AL.

    086 Phil 287

  • G.R. No. L-2080 April 29, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. POLICARPIO RUIZ, ET AL

    086 Phil 293

  • G.R. No. L-2185 April 29, 1950 - PASTOR PACCIAL v. MARIA O. PALERMO

    086 Phil 297

  • G.R. No. L-2604 April 29, 1950 - PHIL. NEWSPAPER GUILD, ET AL v. EVENING NEWS, INC.

    086 Phil 303

  • G.R. No. L-2771 April 29, 1950 - ALFONSO UMALI v. PRIMITIVO LOVINA

    086 Phil 313

  •  





     
     

    G.R. No. L-2858   April 19, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. FELIPE VISTA<br /><br />086 Phil 140

     
    PHILIPPINE SUPREME COURT DECISIONS

    SECOND DIVISION

    [G.R. No. L-2858. April 19, 1950.]

    EL PUEBLO DE FILIPINAS, querellante y apelado, contra, FELIPE VISTA, acusado y apelante.

    D. Jose L. Africa, en representacion del apelante.

    El Procurador General Auxiliar Sr. Guillermo E. Torres y el Procurador Sr. Jaime de los Angeles, en representacion del Gobierno.

    SYLLABUS


    1. DERECHO PENAL; ASESINATO; PRUEBAS; SUFICIENCIA DE PRUEBAS. — La defensa sostiene que el juzgado erro al condenar al apelante por su sola confesion extrajudicial (Exhibits C y C-1). No es exacta esta afirmacion. El juzgado tuvo en cuenta no solamente la confesion oral del apelante ante el jefe de policia y el sargento le encontraron por primera vez enfrente de una tienda y la confesion escrita a maquinilla ratificada bajo juramento ante el juez de paz, sino tambien las declaraciones de los testigos G. G. y B. F. y el estado del cadaver de J. G. hallado en la fosa a que fue llevado por el apelante y sus compañeros.

    2. ID.; ID.; CARGO TENIENTE DEL BARRIO COMO CIRCUNSTANCIA AGRAVANTE. — El apelante se aprovecho de su cargo de teniente del barrio del Delima al cometer el delito; si no fuera por su manifestacion de que habia de conducirle a la policia militar en San Jose J. G. no se hubiese allanado en presencia de mucha gente a ser sacado de baile con las manos atadas: esto constituye una circunstancia agravante.


    D E C I S I O N


    PABLO, J.:


    A eso de las ocho de la noche del 12 de Mayo de 1946, Felipe Vista intervino en un altercado entre Alfonso Gallano y Juan Gallardo en un baile en el barrio Delima en Patnoñgon, Antique, agarrando las manos de Juan que fue echado al suelo por Alfonso, y sentandose sobre el ato sus manos con el mecate que alguien proporciono a peticion suya. Felipe dijo que llevaria a Juan al cuartel de la policia militar en San Jose, cabecera de la provincia. Siguieron en pos de ellos Pistong Ordanil, Felipe Sugata-on, Felix Ardoña, Alfonso Gallano y Doroteo Legaspi. Al llegar cerca del puente de Belison, Juan Gallardo se tumbo, pero Felipe le obligo a levantarse tirandole por el cordel. Despues de andar algún trecho y antes de atravesar el imbornal, Felipe pregunto a Juan: "Juan, ¿recuerdas lo que me has hecho?" "Si, lo recuerdo," — contesto — suplicando que el dejase libre para que pudieran luchar en igual circunstancia. Por tal expresion amenazadora, Felipe saco una piedra pegandole en la cabeza. Juan cayo rodando por el declive de la carretera; despues le dio un puntapie, y como viera que Juan estaba grave pregunto a sus compañeros que debia hacer, y Felix Ardoña contesto que "seia mejor que le llevasemos al cañadulzal y alli buscaremos un foxhole." Felix se dirigio a la plantacion y le siguieron Felipe Vista, Pistong Ordanil y Felipe Sugata-on arrastrando a Juan Gallardo. Despues de limpiar la fosa (antiguo army foxhole) que encontraron, depositaron en ella a Juan, y como Felipe Vista viera que no estaba aún muerto, le pego otra vez en la cara. Le cubrieron con hojas secas de coco y tierra, y despues se retiraron a su casa.

    Al dia siguiente Rufina Gallardo, hermana de Juan, dio cuenta al jefe de policia de que Felipe habia sacado del baile a Juan con las manos atadas y hasta entonces no habia vuelto aún a su casa. El Jefe Leonardo Fernando con su sargento fue al barrio Belison para investigar el caso y encontro a Felipe en una tienda. Preguntado por el paradero de Juan Gallardo, Felipe contesto que tuvo una pelea con el en la noche anterior, que le mato y le enterro. Con esta confesion, el jefe de policia le invito a que le acompañase al lugar en donde fue enterrado, y envio al Sargento Pedro Mondejar al pueblo para dar cuenta del suceso al juez de paz. Este no acudio sino el Alcalde Juan Abellon que fue quien mundo que se buscase a los parientes de Juan para desenterrar su cadaver. Sacado de la fosa, Juan tenia la cabeza fracturada en la parte posterior saliendo los sesos, un brazo dislocado, el pomulo roto y con varias contusiones en el cuerpo.

    En defensa el acusado admitio que ato las manos de Juan Gallardo para llevarle al cuartel de la policia militar en San Jose; pero en el camino le pidio que le desatase sus manos prometiendo no hacerle daño. Por su insistencia, Felipe desamarro sus manos y volvieron a su casa yendo Juan Gallardo en pos de el. Cuando menos esperaba, Felipe fue atacado por Juan, por detras, con una llave inglesa. Por tal motivo, los dos lucharon por media hora, y Felipe consiguio apoderarse de la llave inglesa; por eso, Juan tenia contusiones en el cuerpo; pero la fractura del craneo de Juan se Debio a que en la lucha este habia caido en tierra boca arriba. Inmediatamente despues, Felipe se presento al teniente del barrio de Belison para dar cuenta del suceso, entregando la llave inglesa y una granada de mano, que habia sacado de Juan; pero el teniente le dijo que se dirigiera a la poblacion y se presentase a los policias municipales. Porque el teniente no quiso intervenir, el se retiro a su casa dejando a un lado la llave inglesa y la granada de mano. Al dia siguiente se propuso ir a la poblacion y fue cuando se encontro con el jefe de policia.

    La contencion de Felipe de que el habia desatado las manos de Juan Gallardo y que estaba andando y desprevenido cuando Juan le pego con llave inglesa por detras, no merece seria consideracion. El declaro que Juan era de caracter pendenciero, que habia sido acusado varias veces; conociendo tal caracter de Juan, no podia haber desatado su mano aunque le haya prometido que no le haria daño; ni podia haber cometido la simpleza de caminar, dando las espaldas a Juan, a menos que haya perdido el juicio.

    La declaracion de Felipe en la vista de que la fractura en la cabeza de Juan Gallardo se debio a su caida al suelo boca arriba, no la creyo el juzgado y declaro que tal fractura fue causada por la piedra con que le pego Felipe, cuando ellos estaban por atravesar el imbornal. El juzgado a quo, despues de tener en cuenta estas dos circunstancias y otras que no se repiten, concluyo que la confesion del apelante merece mas credito que su declaracion durante la vista: esta conclusio esta bien fundada, y no tenemos razon para alterarla.

    "La exculpacion, como defensa, es una alegacion afirmativa, y debe ser probada de una manera acabada. En su defecto, debe ser castigo el acusado, que admite ser autor del homicidio." (Pueblo contra Gutierrez, 53 Jur. Fil., 648; Pueblo contra Silang Cruz, 53 Jur. Fil., 677; Pueblo contra Ramos, 43 Off. Gaz., 1203.1 "La exculpacion, como defensa propia, es una alegacion afirmativa que debe ser demostrada con pruebas convincentes y no de dudosa veracidad; en caso contratio, la condido del acusado es forzosa."cralaw virtua1aw library

    (Pueblo contra Bauden, 43 Off. Gaz., 2020.) .

    La legitima defensa, pues, interpuesta por el apelante, es insostenible.

    La defensa sostiene que le juzgado erro al condenar al apelante por su sola confesion extrajudicial. (Exhibit C y C-1.) No es exacta esta afirmacion. El juzgado tuvo en cuenta no solamente la confesion oral del apelante ante el jefe de policia y el sargento cuando el encontraron por primera vez enfrente de una tienda y la confesion escrita a maquinilla ratificada bajo juramento ante el juez de paz, sino tambien las declaraciones de los testigos Gregorio Galedo y Benedicto Flores y el estado del cadaver de Juan Gallardo hallado en la fosa a que fue llevado por el apelante y sus compañeros; su fractura en la cabeza, el pomulo roto, el cordel hallado y otros detalles que coinciden con los datos proporcionados por el apelante en su confesion. La causa citada por la defensa de Estados Unidos contra Agatea (40 Phil., 596), no apoya su teoria sino la de la acusacion porque en ella no se absolvio al acusado, sino que se le condeno: en dicha causa, la confesion del acusado fue corroborada por ciertos datos que, considerados juntamente con la confesion, establecen la culpabilidad del acusado.

    Estimamos bien fundada la contencion de la defensa de que el juzgado a quo no debio haber tenido en cuenta el Exhibit A, que fue rechazado; pero aun descartando tal exhibit, las pruebas obrantes en autos demuestran, sin embargo, de una manera clara que la fractura de la cabeza de Juan fue causada por la piedra con que le pego Felipe cerca del imbornal, y el pomulo derecho estaba roto por el último golpe que el apelante le diera cuando estaba ya en la fosa agonizando.

    Concurre la circunstancia cualificativa de alevosia porque Felipe habia pegado con una piedra a Juan cuando tenia las manos atadas y cuando, gimiendo en su fosa, le dio en la cara el golpe de gracia: obro sin peligro en su persona de cualquier ataque pudiera venir de Gallardo.

    El apelante se aprovecho de su cargo de teniente del barrio de Delima al cometer el delito: si no fuera por su manifestacion de que habia de conducirle a la policia militar en San Jose, Juan Gallardo no se hubiese allanado en presencia de mucha gente a ser sacado del baile con las manos atadas: esto constituye una circunstancia agravante; pero tiene a su favor la circunstancia atenuante de haberse presentado inmediatamente despues de haber muerto a Juan al Teniente Juan Ardoña del barrio de Belison, y cunado al siguiente dia habia de dirigirse a la poblacion le encontraron el jefe y el sargento de policia.

    El ministerio fiscal presento una querella contra Felipe Vista, Pistong Ordanil, Alfonso Gallano, Doroteo Legaspi, Felix Ardoña y Felipe Sugata-on; pero por no disponer de pruebas, pidio el sobreseimiento en cuanto a los demas acusados y solamente siguio la vista contra el primero. Despues de estudiar las pruebas de ambas partes, el juzgado a quo condeno a Felipe Vista a la pena indeterminada de 4 años, 2 meses y un dia de prision correccional como minima a 10 años y un dia de prision mayor como maxima, con las accesorias, indemnizacion a los herederos de Juan Gallardo en la cantidad de P2,000 y una sexta parte de las costas. Esta pena no esta de acuerdo con la ley, porque el delito cometido es el de asesinato con una circunstancia agravante compensada con una atenuante. El articulo 248 del Codigo Penal Revisado dispone que sera castigado como asesino con la pena de reclusion temporal en su grado maximo a muerte el que matare a alguna persona con alevosia. El grado medio de esta pena es reclusion perpetua. Debe imponerse, por tanto, al acusado y apelante Felipe Vista la pena de reclusion perpetua con las accesorias, confirmandose la sentencia en cuanto a la indemnizacion y costas.

    Dictese sentencia a tenor de lo resuelto con costas.

    Moran, Pres., Ozaeta, Bengzon, Tuason, Montemayor, y Reyes, MM., estan conformes.

    Se modifica la sentencia.

    1 77 Phil., p. 4.

    G.R. No. L-2858   April 19, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. FELIPE VISTA<br /><br />086 Phil 140


    Back to Home | Back to Main

     

    QUICK SEARCH

    cralaw

       

    cralaw



     
      Copyright © ChanRobles Publishing Company Disclaimer | E-mail Restrictions
    ChanRobles™ Virtual Law Library | chanrobles.com™
     
    RED