ChanRobles™ Virtual Law Library | chanrobles.com™  
Main Index Law Library Philippine Laws, Statutes & Codes Latest Legal Updates Philippine Legal Resources Significant Philippine Legal Resources Worldwide Legal Resources Philippine Supreme Court Decisions United States Jurisprudence
Prof. Joselito Guianan Chan's The Labor Code of the Philippines, Annotated Labor Standards & Social Legislation Volume I of a 3-Volume Series 2019 Edition (3rd Revised Edition)
 

 
Chan Robles Virtual Law Library
 









 

 
UNITED STATES SUPREME COURT JURISPRUDENCE
 

 
PHILIPPINE SUPREME COURT JURISPRUDENCE
 

   
February-1950 Jurisprudence                 

  • G.R. No. L-2193 February 1, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. FLORENTINO CANIBAS

    085 Phil 469

  • G.R. No. 1595 February 7, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. ANTONIO CORASO

    085 Phil 472

  • G.R. No. L-2760 February 11, 1950 - SIMPLICIO DURAN ET AL. v. BIENVENIDO A. TAN

    085 Phil 476

  • G.R. No. L-1508 February 16, 1950 - FEDELITY AND SURETY CO. OF THE PHILS. v. COURT OF APPEALS, ET AL.

    085 Phil 485

  • G.R. No. L-1747 February 16, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. MANAUL KOMAYOG

    085 Phil 489

  • G.R. No. L-1896 February 16, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. . v. RAFAEL C. BALMORES

    085 Phil 493

  • G.R. No. L-1979 February 16, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. MOROS UDAY, ET AL.

    085 Phil 498

  • G.R. No. 48090 February 16, 1950 - DOLORES PACHECO v. SANTIAGO ARRO, ET AL.

    085 Phil 505

  • G.R. Nos. L-2391 & L-2392 February 22, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. DIONISIO DIZON Y GUEVARRA ET AL.

    085 Phil 515

  • G.R. No. L-2320 February 22, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. GERARDO VILLANUEVA

    085 Phil 518

  • G.R. No. L-2406 February 22, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. JUANITO NAPILI

    085 Phil 521

  • G.R. No. L-2707 February 22, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. YAKANS PAWIN, ET AL

    085 Phil 528

  • G.R. No. L-1778 February 23, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. . v. LEONORA TALLEDO, ET AL.

    085 Phil 533

  • G.R. No. L-975 February 27, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. MACARIO O. MACAYA

    085 Phil 540

  • G.R. No. L-2278 February 27, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. IRINEO BONDOC

    085 Phil 545

  • G.R. No. L-2348 February 27, 1950 - GREGORIO PERFECTO v. BIBIANO L. MEER

    085 Phil 552

  • G.R. No. L-2620 February 27, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. PERFECTO CRUZ ET AL.

    085 Phil 577

  • G.R. No. L-2688 February 27, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. PRIMITIVO OSI

    085 Phil 592

  • G.R. No. L-2725 February 27, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. ERNESTO Y. SEBASTIAN, ET AL

    085 Phil 601

  • G.R. No. L-2730 February 27, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. ERNESTO AQUINO

    085 Phil 604

  • G.R. No. L-3592 February 27, 1950 - ANNE B. BACHRACH v. RAFAEL AMPARO, ET AL

    085 Phil 609

  • G.R. No. L-2043 February 28, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. ALEJANDRO Y. CARILLO, ET AL.

    085 Phil 611

  • G.R. No. L-2228 February 28, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. FRUCTUOSO RABANDABAN

    085 Phil 636

  • G.R. No. L-2621 February 28, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. JESUS GUANCO

    085 Phil 639

  • G.R. No. L-2622 February 28, 1950 - IRINEO FACUNDO v. VALENTIN R. LIM, ET AL.

    085 Phil 641

  • G.R. No. L-2857 February 28, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. MORO ISNAIN

    085 Phil 648

  • G.R. No. L-2873 February 28, 1950 - PEOPLE OF THE PHIL. v. EUGENIO Y. GARCIA

    085 Phil 651

  • G.R. No. L-2929 February 28, 1950 - CITY OF MANILA v. ARELLANO LAW COLLEGES, INC.

    085 Phil 663

  •  





     
     

    G.R. No. 1595   February 7, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. ANTONIO CORASO<br /><br />085 Phil 472

     
    PHILIPPINE SUPREME COURT DECISIONS

    EN BANC

    [G.R. No. 1595. February 7, 1950.]

    EL PUEBLO DE FILIPINAS, querellante-apelado, contra ANTONIO CORASO, acusado-apelante.

    D. Ricardo P. Tongoy, en representacion del apelante.

    El Procurador General Auxiliar Sr. Guillermo E. Torres y el Procurador Sr. Luqs R. Feria, en representacion del Gobierno.

    SYLLABUS


    1. DERECHO PENAL; TRAICION; AYUDA HECHA POR EL ACUSADO AL ENEMIGO EN LA SUPRESION DE LA GUERRILLA. — Los hechos relatados en este asunto revelan que el acusado ayuda a los soldados Japoneses en la captura de personas que estaban relacionadas con la guerrilla; ayudo en maniatar y maltratar a aquellas por no revelar el paradero de los guerrilleros, y aunque no hay pruebas de que el haya matado a alguna de tantas victimas, su ayuda, sin embargo, dio lugar a que un filipino hubiese sido muerto a sable; tres, decapitados; y C. J., fusilado como una gallina porque habia huido por miedo. Todo con infraccion del arbiculo 114 del Codigo Penal Revisado.


    D E C I S I O N


    PABLO, M. :


    En la mañana del 3 de octubre de 1944, el acusado y varios soldados japoneses fueron a la casa de Severo Perves en la Isla de Pasig, del barrio Bato, Sta. Cruz, Davao, ordenando que bajasen los ocupantes llamados Severo Perves, Alipio Relator, Ciriaco Relator, Salvador Sajitas, Gelacio Pantoja, Jacinto Antiola y Victorina Antiola, y despues de reunirles en grupo, el acusado con algunos soldados se marcho dejando guardias para vigilar a los que se habian quedado. Algun tiempo despues el acusado y los soldados japoneses volvieron con diez personas arrestadas, y entre ellas estaban Jose Ganados, Odong Porticos y Candido Procolios. Despues de juntar este segundo grupo con el primero, el acusado con algunos soldados se marcho y a su vuelta trajo otras once personas tambien arrestadas. Reunidos los tres grupos en uno, el acusado comenzo a preguntar por el paradero de Lapini que era un miembro dela guerrilla, advirtiendoles que si no decian la verdad, serian atados. Como nadie contesto a su satisfaccion, los varones, entre los cuales estaban Graciano, Roman, Severo Salvador y Severo Plerves, fueron maniatados por la espalda uno por uno por los japoneses y el acusado. Solamente las cinco mujeres no fueron atadas como los varones. Este grupo de varones recibio orden de embarcarse en tres botes para ser llevado al campo del ejercito japones en Bato. A su arribo al lugar, a eso de las nueve de la mañana, los varones fueron atados a un poste, como animales de labor y despues grupo por grupo fueron llevados a los altos de la casa que estaba cerca del lugar para ser investigados por el acusado y cinco soldados japoneses. Estos querian saber el paradero de Lapini. Despues de la investigacion infructuosa, los arrestados fueron atados otra vez al poste; pero a indicacion de los oficiales japoneses que acababan de llegar, fueron desatados y conducidcs a la calle donde les esperaba el acusado y estaba un truck que les llevo luego al cementerio de Digos. Juntamente con ellos iban diecisiete soldados japoneses, y en pos, seguian dos trucks con soldados y oficiales japoneses. Antes de atravesar el puente colgante, se les ordeno que se apeasen del truck y que se pusiera en fila debajo de los arboles de avocado; otra vez se les pregunto por el paradero de Lapini y como no podian dar contestacion satisfactoria porque no lo sabian, fueron llevados uno por uno al matorral en donde fueron muertos: el primero fue Alipio Relator, un soldado japones le maltrato y al caer al suelo le dio dos sablazos en el abdomen; Diano, Roman y Salvador Satijas fueron llevados cerca de un hoyo y, arrodillados, fueron decapitados, y Severo Perves, que habia de ser el quinto, aprovechandose de un descuido del soldado que le guiaba, se escapo, y gracias a la espesura del matorral y porque eran ya a las siete de la noche no consiguieron cogerle ni matarle a tiros. Perves fue el unico testigo que declaro sobre el sablazo y decapitacion porque no habia ninguno otro disponible, y aseguro que fue el unico que sobrevivio porque ya no volvio a ver a sus compaiieros que fueron llevados al matorral cerca del cementerio. Victorina Antiola que fue una de los que habian sido arrestados en la primera casa, confirmo las declaraciones de Severo Perves en cuanto a los hechos ocurridos desde su arresto hasta que fueron colocados en un truck, pues hasta alli solamente llego ella en compañia de otras mujeres. La ultima vez que Victorina Antiola vio a su esposo Alipio Relator que era uno de los maniatados, fue cuando juntamente con sus compañeros, fue llevado por el acusado y soldados japoneses en un truck.

    A eso de las dos de la madrugada del 18 de marzo de 1945, el acusado y unos cien soldados japoneses fueron a la casa de Demetrio Jevera en Quiagot, municipio de Santa Cruz, Davao, para arrestarle por tener conexion con la guerrilla. A la llegada de los japoneses, Cirilo Jevera, hijo de Demetrio, por miedo se escapo y los japoneses dispararon tiros contra el. Por las heridas causadas por los proyectiles en la pierna izquierda, nalga izquierda y abdomen, fallecio dos dias despues. Demetrio y su hijo Evangelista Jevera que no tuvieron tiempo de fugarse fueron cogidos y maniatados porque no querian revelar el paradero de los guerrilleros que en la noche anterior estuvieron en su casa. Por tantos maltratos Demetrio termino por decir que los guerrilleros habian bailado en la casa de Florentino Riosora. Inmediatamente Demetrio fue llevado por el acusado y soldados japoneses a la casa de Florentino en donde hallaron a Faustino Roxas y Marcos Padilla. Estos tres fueron maltratados porque no querian dar informe sobre el paradero de aquellos que habian estado en la casa. Despues de la investigacion, Florentino, Marcos y Faustino fueron llevados al cuartel, y algun tiempo despues Florentino y Marcos obtuvieron libertad, pero a Faustino Roxas ya no se le vio nunca.

    El Tribunal del Pueblo condeno al acusado a 15 anos de reclusion temporal con las accesorias, pagar una multa de P2,000 y las costas. El acusado apelo.

    Los hechos relatados revelan que el acusado ayudo a los soldados japoneses en la captura de personas que estaban relacionadas con las guerrillas; ayudo en maniatar y maltratar a aquellas por no revelar el paradero de los guerrilleros, y aunque no hay pruebas de que el haya matado a alguna de tantas victimas, su ayuda, sin embargo, dio lugar a que un filipino hubiese sido muerto a sable; tres, decapitados; y Cirilo Jevera, fusilado como una gallina porque habia huido por miedo. Todo con infraccion del articulo 114 del Codigo Penal Revisado.

    En defensa en cuanto al arresto de veintisiete personas en la Isla de Pasig, el acusado alega que el no ayudo a los soldados japoneses en arrestar, ni en atar las manos de ellas porque el habia sido arrestado tambien por los japoneses en la casa de Elena Tolomoro. En cuanto a los arrestados en Quiagot, el declaro que no habia tomado ninguna participacion en el arresto ni en el maltrato de las personas ofendidas porque el habia sido tambien arrestado juntamente con su esposa e hijo.

    Hemos revisado las pruebas y no hemos encontrado ningun dato que nos mueva a creer que los testigos de la acusacion hayan jurado en falso para perjudicar al acusado. Tampoco hemos hallado ninguna circunstancia que justifique la imposicion de la pena en su grado minimo. En nuestra opinion, la reclusion perpetua es la pena apropiada, teniendo en cuenta la extension del daño causado por los soldados invasores. La liquidacion en una noche de veintiseis varones de la isla de Pasig que, segun el mismo acusado, no llega a un kilometro de largo y menos de cincuenta metros de ancho, es igual, si no peor aun que la degollacion de los niños inocentes.

    Dictese sentencia imponiendo al acusado la pena de reclusion perpetua. Se confirma la decision apelada en todo lo demas con costas.

    Moran, Pres., Ozaeta, Paras, Bengzon, Padilla, Tuason, Montemayor, Reyes y Torres, MM., estan conformes.

    G.R. No. 1595   February 7, 1950 - EL PUEBLO DE FILIPINAS v. ANTONIO CORASO<br /><br />085 Phil 472


    Back to Home | Back to Main

     

    QUICK SEARCH

    cralaw

       

    cralaw



     
      Copyright © ChanRobles Publishing Company Disclaimer | E-mail Restrictions
    ChanRobles™ Virtual Law Library | chanrobles.com™
     
    RED